sábado, 29 de octubre de 2016

HOSPITAL PSIQUIATRICO ABANDONADO EN MADRID




EL HOSPITAL DEL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA

El mas conocido y visitado hospital psiquiátrico de la sierra...

Hospital psiquiátrico abandonado en la sierra de Madrid... para la mayoría de los que hayan oído decir estas palabras un sólo sitio se les viene a la cabeza: El Hospital del Santo Ángel de la Guarda o el  Hospital de la Barranca. En ambos casos nos referimos al mismo edificio, situado en la sierra de Guadarrama, en el municipio de Navacerrada (Madrid). Y no, no me he vuelto loco diciendo donde está porque no es nada difícil encontrar la ubicación de este lugar, y dado que uno de los por qués de no revelar la ubicación es para evitar el vandalismo y la destrucción del lugar ; cosa que para este pobre edificio llega demasiado tarde... Su estado ruinoso, las habitaciones del edificio principal imposibles de imaginar, los quirófanos, cafetería, cocina, salas de espera, boxes, etc son tan sólo un laberinto de paredes semi-derruidas de azulejos graffiteados y en muchos casos arrancados para robar los cables y tuberías que contenían. Mostrándonos el futuro que le espera a otros edificios similares a los que, hoy por hoy, han sido tapiados para evitar la entrada a los mismos. Pero hablemos un poco de este singular edificio, que se puede ver aún, sus leyendas, su historia y su presente y su futuro.

Inaugurado en 1941 por el patronato nacional antituberculoso como sanatorio para tuberculosis y enfermedades pulmonares, muy pronto  los avances en la medicina hicieron que ya no fuera necesaria la reclusión de los pacientes en la sierra para respirar aire puro y junto con el uso de los nuevos medicamentos,como la penicilina hicieron que estos inmensos sanatorios fueran quedando sin uso, como gigantescas moles de hormigón, a pesar de todo lo que costó construirlos por su especial ubicación en mitad de las montañas y valles mas abruptos y alejados para evitar el contagio de la enfermedad a la población temerosa de las pandemias. Tan solo un ejemplo: cuando alguien era diagnosticado como tuberculoso todas sus posesiones personales eran incineradas para evitar el contagio y eran recluidas en estos sanatorios a más de 1.200 metros sobre el nivel del mar, donde parecían estar más que en un hospital en una especie de residencia, de la cual los casos más graves como cáncer de pulmón raramente encontraban cura, falleciendo entre sus paredes. Así en la década de los 50 del pasado siglo fue reconvertido en hospital militar del ejercito del aire especializado en psiquiatría hasta 1995 en que cerró definitivamente sus puertas, a excepción parece ser que para dar cobijo a cursos para desempleados del municipio, prácticas de rescate para equipos de salvamento y set de grabación para series que grabaron allí.

Fachada principal del antiguo psiquiátrico abandonado

Por desgracia como suele pasar en estos sitios de nuestra primera visita a las posteriores, el aspecto del edificio ha sufrido numerosos cambios a peor, como se puede ver en estas dos fotografías. En la superior, está el estado actual, con cientos de escombros en su mayoría provenientes del propio edificio. Mientras que en la segunda vemos el perímetro del antiguo hospital y podemos observar todavía las bocas anti-incendio, las aceras y las zonas ajardinadas.




5 años separan estas dos fotografías del mismo lugar.





















La capilla posiblemente utilizada como gimnasio es uno de los lugares mas característicos del edificio con una canasta de baloncesto sobre la puerta. 
















































Actualmente los únicos habitantes del antiguo hospital psiquiátrico son los murciélagos, a pesar de los múltiples rumores sobre vagabundos que habitan en sus habitaciones, por desgracia tanto las ventanas como los muros del viejo sanatorio están tan derruidos que nadie podría vivir allí debido a las inclemencias climatológicas y la existencia de animales salvajes en el el valle de la Barranca (como lobos a los cuales es fácil de oír al anochecer).















































El sótano es el lugar en que se encuentran la mayoría de utensilios dentro del edificio principal, una camilla de paritorio , bancos de trabajo, extintores, las calderas y mobiliario de oficina con fichas del lugar.

































El hospital en total, contaba con 2 edificios principales, 2 edificios anexos y una pequeña caseta. Las 5 edificaciones todavía están en pie, los edificios principales constan de 5 plantas más 2 sótanos, comunicados por túneles. 
El edificio más grande recubierto con grandes ventanales y sin apenas muros divisores por dentro, contaba con el gimnasio, quirófanos, sala de calderas, cafetería, y suponemos que fue acondicionado para la tropa en su etapa como hospital militar del ejército del aire. Enfrente suya y más pequeño por donde se accedería a urgencias, ya estarían las salas de curas. Realmente poco podemos saber debido al estado en que se encuentra actualmente.
El edificio anexo está dividido en dos, y es la parte mejor conservada de todo el conjunto; mesas y sillas se amontonan en algunas de sus habitaciones, en las que parece que una vez hace poco fueron utilizadas para la impartición de cursos. Mientras que otras tantas habitaciones aún con mobiliario como radiadores, parecían haber sido acondicionadas como cuadras para ganado (dado también los numerosos restos orgánicos o hablando claro, cacas de vacas que había en el lugar. sobre todo en nuestra primera visita allá por agosto del 2009, 14 años después de que el centro cerrara sus puertas).


Entrada principal del edificio anexo





Algunas habitaciones parecieron servir como cuadras


















imagen de los sótanos del edificio anexo 













Como curiosidad de este sitio es que era fácil encontrar cosas nuevas en cada visita, pudiéndose encontrar carretillas del ejército o vehículos de limpieza y quitanieves aparcados o abandonados,  como pudimos ver en esta ocasión incluso para guardar cientos de contenedores de la basura, que acabaron por todo el perímetro dispersados.
Otra curiosidad es la de los túneles que unían todos los edificios y que nosotros sólo pudimos recorrer dos de ellos entre el principal y urgencias.









La orden de rodaje de una de las muchas series y programas que han usado este edificio como set de rodaje, tras su abandono. 

Debajo el cartel que aún es posible ver en la puerta principal anunciando la rehabilitación del edificio, pero que cuyas obras quedaron congeladas por la crisis y que ahora parecen hacer inviable cualquier obra a corto a corto plazo.



Anécdotas, Historias y leyendas
Lugar de visita obligada para los amantes del misterio y de la parapsicología en busca de sensaciones o experiencias  paranormales. Hay varias historias que hablan de este lugar, como que los gritos de los pacientes del antiguo psiquiátrico se oían en todo el valle y se podían incluso sentir en los pueblos cercanos o desde el mismo pantano. Historias de gente que aseguraban haber visto entre sus pasillos sombras, incluso el sentir en la nuca una extraña corriente de aire al entrar en las habitaciones, en especial del edificio anexo. Varias psicofonias se han podido grabar en estos pasillos, en que se oyen portazos, golpes y el crujir de la madera al andar...  Nosotros también tuvimos varias anécdotas. 
 En una habitación de la primera planta del edificio anexo en la cual al entrar se notaba un cambio radical de la temperatura, varios grados por debajo del resto de las habitaciones y pasillo. Hecho que se repitió en todas las sucesivas visitas que se realizaron con gente distinta sin conocimiento entre ellos de esta peculiaridad. Llegando algunos a no querer entrar en la habitación o salir rápido de ella por sentir algo extraño.
Otra de las anécdotas  fueron la cantidad de ruidos, y crujir de las vigas de madera de las buhardillas, el resonar del viento como si tambores se tratase al pasar por el arco que unía urgencias con el ala principal,  que junto con las extrañas manchas que aparecen y desaparecen de la lente sin necesidad de limpiar los objetivos  y que luego tanto se nos han repetido en lugares como El Alamín o El Hospital de la Marina; fotos con humo (cuando nadie fumaba) o muy desenfocadas como en la imagen de abajo y en la que se puede apreciar a la derecha de la imagen como una persona donde sólo había pared. Las dos primeras imágenes son la misma tan solo editadas para ver mejor que podía ser aquello que apareció. Apenas unos meses más tarde pudimos volver al mismo sitio y lugar con la intención de repetir aquella fotografía pero en aquella ocasión no hubo polvo que hiciera que la cámara no enfocara y la fotografía salió sin nada extraño. Tan sólo las múltiples pintadas como huellas de quien por ahí pasaron y dejaron su firma para siempre. 











Después de mostraros algunas de las fotos mas curiosas, que nos llamaron la atención nos despedimos desde las alturas acordándonos de todos aquellos que han colaborado en estas 5 visitas, agradeciéndoles su colaboración y compañía, esperando poder seguir visitando sitios así. 





Menú principal




Publicado el 29 de octubre de 2016


4 comentarios:

  1. Buenas tardes, no se si aun el creador del blog hace presencia por aqui, al lado de mi casa hay una hacienda abandonada a la que me gustaria acceder, al igual que este edificio, tiene un cartel en frente donde se habla de la rehabilitacion del mismo y que tampoco ha podido ser. El lugar esta tapiado en ladrillo y no encuentro la manera de acceder. Pueden ayudarme?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Echa un ojo por los techos o ventanas a gran altura (eso sí planea cuando entres como sera tu futura salida). cuanto mas dificil es el acceso mas bueno suele ser el abandono, porque donde entra cualquiera muy pronto se desbalija el lugar perdiendo su mayor encanto.

      Eliminar
  2. Buenas Laceskin, los carteles de remodelación fueron en su momento una forma de contentar y acallar protestas de vecinos sobre este tipo de sitios con la promesa de rehabilitarlo. En realidad muy pocos de ellos han contado con financiación para ello. y en respuesta a la manera de entrar,una de las leyes del urbex es no tocar ni destruir nada, de echo es posible que tal como estan las cosas si hubiera un agujero o hueco, hubiera sido tomado por ocupas, como otros tantos sobre todo en ciudades. echa un ojo si algún techo esta roto, o por algún acceso "dificil" en la mayoría de ocasiones asi es como se consigue entrar y recorrerlo

    ResponderEliminar
  3. Por donde se puede entrar a visitar el hospital? algunas personas me comentan que esta cerrado

    ResponderEliminar